Las peores series del mundo.

Mientras termino de ver el vigésimo y último capítulo de la serie danesa Forbrydelsen (The killing), aún con la respiración agitada por el trepidante final, me viene a la cabeza una pregunta que llevo barruntando hace ya un tiempo; ¿es que en España no somos capaces de hacer una serie que tenga un mínimo de calidad como ésta, habida cuenta de la supuesta/impuesta inmensa calidad de nuestro cine? Si echamos un vistazo a lo que aparece por el panorama televisivo español en cuanto a series nacionales se refiere, es desalentador. Aparecen de dos en dos, ambientadas con aparente detalle, pero que son todas paja: Toledo, La fuga, Águila Roja, por no hablar de las baraturas chabacanas de vecinos verduleros. El único varemo para calificar la calidad de la serie es la audiencia, lo que hoy en día no es sinónimo sino de estulticia. ¿Porqué vemos las series? No es porque sean buenas, emocionantes, enganchen, el reparto sea magnífico (a veces lo es), o el guión, no, es simple y llanamente porque las ve todo el mundo y porque hay que hacer una serie para tapar la que hace el canal de al lado. Así, colocan en el cartel a algún acto de renombre, que bastante hacen en general, y el resto, pues principiantes de andar por casa. Luego cada canal habla de sus series como que son la repera. Curiosamente, ningún canal nombra siquiera la serie del vecino, ¿porqué será?

La serie danesa en cuestión no es que sea la octava maravilla, no hay un gran elenco en el reparto (bueno, son daneses y yo no los conozco), no hay un gran dispendio en efectos especiales ni en escenarios exóticos. Pero se nota que se ha cuidado mucho su elaboración, probablemente porque han antepuesto la calidad a la rapidez o el efectismo inmediato. El guión es intenso pero no recurren a topicazos o recursos fáciles, es una serie policíaca con mayúsculas.

Estamos en crisis, es un hecho, y parece que va a ser la cabecera que nos acompañe a diario, probablemente durante toda nuestra vida, al menos a los que tenemos ya una edad. Por eso es posible que no debamos comparar las producciones nacionales con las grandes series de calidad americanas o inglesas, que a base de dinero pueden perfectamente llegar a las audiencias que quieran con calidad a espuertas. Yo, particularmente, me quedo con The Wire, Breaking Bad, Los Soprano, True Detective, Boardwalk Empire, o incluso American Horror Story. Por supuesto que fuera de nuestro país hay grandes mierdas, pero es que aquí sólo hay de lo último. No pedimos que hagan series a este nivel, solo que miren por la calidad, porque antes lo hemos conseguido, y sin invertir grandes fortunas. Crónicas de un pueblo, Curro Jiménez, Turno de oficio, Los gozos y las sombras, o la odiosa Verano Azul (el que no la vio entusiasmado en su momento que tire la primera piedra). Todas estas estaban al nivel de las grandes foráneas de antes: El nido de Robin, Brideshead revisited, Las aventuras del valeroso soldado Schwejk, y otras.

Me viene a la cabeza la de lo que se avecina o aquí no hay quien viva y es que me entra muy mala leche…

Categorías:Television Etiquetas: ,
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.